Héctor “Machito” Camacho siempre intentó prevenir a su padre sobre los peligros de la calle, pero “El Macho” no lo escuchó. Por eso, el joven atleta está convencido de que la violenta muerte del campeón mundial de boxeo fue por su culpa.

“Cada vez que hablaba con mi papá, le decía: “Papi, cuidado en la calle, ya tú tienes cincuenta años. Ten cuidado, la calle está mala. Recógete ya; ya eres abuelo”. Y me decía: “Sí, sí, sí, seguro”. Esto que ocurrió fue culpa de él mismo y de la calle. Como estaba en la calle y lo que hay en la calle es droga, mujeres, muerte. No hay nada bueno en la calle y yo se lo decía”, declaró “El Machito” al diario Primera Hora de Puerto Rico.

“Mi papá tenía un corazón de oro, un corazón inmenso. No importa cuánto perico (cocaína) se metió, él lo que tuvo fue un corazón de oro; yo lo que miro es el corazón que tenía ese hombre y yo estoy en paz por eso”, concluyó el joven boxeador, al parecer más juicioso que su exitoso padre.